Cómo hacer el destete sin morir en el intento

Cómo hacer el destete sin morir en el intento

Cuando llega el momento del destete, hay muchas dudas que surgen, especialmente a las madres primerizas. ¿Cómo hay que hacerlo y cuándo? ¿Qué puedo darle de comer y qué no? ¿Podré tener mi alimentación normal? Tranquila, todas estas cuestiones quedarán resueltas en este artículo.

La lactancia, un vínculo de unión madre e hijo

Casi todas las madres eligen dar el pecho a sus hijos, a no ser por una fuerza mayor, o porque así lo han decidido. Sea cual sea la decisión de muchas mamis, se ha comprobado que la lactancia es un fenómeno de la naturaleza que suple todas las necesidades nutricionales del bebé, a la vez que fortalece el vínculo emocional entre la mamá y el pequeño.

Son momentos que pasáis a solas, en los que, inconscientemente, tu pequeñín aprende que depende de ti y puede sentir tu amor y dedicación. Seguro que la primera vez que tu bebé te miró fue mientras lactaba, y ahí, supiste que tendrías un amor para toda la vida.

El calostro, la primera ‘leche’ que sale de tu pecho, tiene un aporte nutricional extra que cumple con las exigencias del organismo de tu pequeño cuando sale al mundo. Durante los siguientes seis meses, ya no necesitará más que tu leche para sobrevivir. De hecho, la Organización Mundial de la Salud sugiere que los primeros seis meses de vida no se alimente con nada más que la leche materna.

Pues bien, ya han pasado esos seis meses, comenzaste con la alimentación complementaria, y unos meses después, quieres hacer el destete, es decir, que el niño no mame más y se acostumbre a vivir con los alimentos que le des. ¿Cómo hacerlo? ¿Es algo automático?

Cómo hacer el destete

Por supuesto que no es algo automático. Piensa que mamar, o lactar, es todo lo que tu bebé ha conocido, y por tanto, no puedes dejar de hacerlo de un día para otro. He aquí unos consejos muy prácticos que cuidarán de ti y de tu peque.

Cuándo hacerlo

Del mismo modo que la Organización Mundial de la Salud afirma que los primeros seis meses de vida hay que alimentar a los bebés solo con leche materna, ha fijado la edad de dos años para que tomen del pecho complementándolo con otros alimentos. No obstante, dependiendo de las circunstancias, una madre puede decidir hacerlo antes. Esto es tan solo una sugerencia.

No se lo niegues

Durante los primeros meses de vida, has alimentado a tu hijo a demanda. Ahora que ya toma alimentación complementaria, esa demanda se ha reducido. El mejor consejo es darle solo cuando lo pide, algún día dejará de hacerlo. También puedes optar por negárselo, siempre y cuando le des algo mejor a cambio. Nadie mejor que tú para saber el qué.

Ten paciencia

Como dijimos antes, el destete no se hace de la noche a la mañana, por lo que debes entender que es un proceso lento que puede durar entre dos y tres años. Tú decides cuándo lo comienzas, aunque será tu peque quién decida cuándo terminarlo. Cuanto más lo aceleres, o mas le niegues, más traumático puede ser para él. Y recuerda, este es un proceso natural que sebe llevarse a cabo sin presiones ni problemas.

No dejes de pasar tiempo con tu hijo

La maternidad es uno de los momentos más bonitos y entrañables en la vida de una mujer. Hay muchas madres que opinan que si pasan menos tiempo con sus pequeños, se acostumbrarán a no tomar del pecho y, por tanto, se acelerará el proceso del destete.

En cierto modo es verdad, pero volveremos al punto anterior: no será natural y el niño sufrirá por no tener lo que quiere, y tú, por no poder pasar tiempo con él. ¿De verdad crees que es necesario?

Sustituye el pecho por cariño

Cómo hacer el destete sin morir en el intento

Que el niño te pida el pecho no es cuestión de hambre, sino de una necesidad afectiva. Porque la lactancia es más que un alimento. Por tanto, cuando el niño te pida el pecho, dale un vaso (o biberón) de leche y mucho cariño. Háblale, cántale, juega con él. De este modo se distraerá, y seguirá sintiéndote cerca. Si no funciona, dale el pecho. Poco a poco lo irá pidiendo menos.

Reduce las tomas

Nadie mejor que tú para saber en qué momentos tu hijo quiere el pecho. Organiza actividades poco antes de ese momento y evita así una toma. Puede ir con su padre o sus hermanos mayores al parque. Mañana quizá la tendrá, pero hoy ya has dado un pequeño paso.

No te separes de él

Querer poner tierra de por medio separándose del pequeño es una medida egoísta y cruel. Si no tienes más remedio que hacer un viaje, deja leche almacenada para cuando la necesite.

Involucra al padre

Si cuando estéis en casa es papi quien le da de comer, es posible que se entretenga y se olvide de que quiere pecho. Lo mejor es que no te vea cuando esos momentos se estén dando.

No es lineal

Tienes que ser consciente de que este proceso no es lineal. Con ello queremos decir que un día el niño puede dejar de mamar durante varios días y luego volver a pedirlo. Lo importante es ver ampliaciones de tiempo entre toma y toma.

Si tienes en cuenta todos estos consejos, no dudes de que poco a poco tu hijo dejará de pedirte el pecho. Es un proceso normal y natural que debe fluir sin ser forzado, y por supuesto, intentando evitar el sufrimiento a ambos. Por tanto, deja las riendas de tu situación a tu pequeño, y tú solo cógelas de vez en cuando para guiarle, la naturaleza hará el resto.

¿Estás preparada para hacer el destete sin morir en el intento? Si te queda alguna duda o tienes alguna otra sugerencia o consejo, no dudes en dejarlo en los comentarios. ¡Estamos deseosos de escucharte! Y si podemos, te ayudaremos en todo lo que necesites, resolviendo tus dudas.

Publicado en Consejos y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *